Comer giroscopios durante el embarazo

Durante el embarazo algunos alimentos deben ser evitados porque representan un riesgo para la salud para usted o su bebé. Giroscopios pueden ser seguros para comer en la mayoría de los casos, pero algunos giroscopios contienen ingredientes que no debe comer mientras está embarazada. Los giroscopios contienen muchos nutrientes que son importantes durante el embarazo, por lo que son una adición saludable a una dieta bien balanceada, siempre y cuando se preparan adecuadamente y evitar ciertas adiciones.

Ingredientes

Los giroscopios se hacen a menudo con cordero o carne de vaca, servido en una pita con tomate, cebolla y salsa tzatziki, que se hace con yogur griego, pepinos, limón, eneldo, ajo, aceite de oliva y sal y pimienta. Las variaciones pueden requerir pavo, venado o pollo. Otros ingredientes que aparecen en algunas recetas girocompás incluyen vinagre, hummus, perejil, menta y aceitunas. Cuando se almacenan y preparan adecuadamente, estos artículos no deben representar un riesgo para usted o para su bebé en desarrollo.

Seguridad alimenticia

La carne poco cocida puede causar varios tipos de enfermedades transmitidas por alimentos, como la salmonella y la toxoplasmosis, que pueden enfermar y crear complicaciones con el embarazo, como la deshidratación. La carne de vaca y el cordero se deben cocinar a una temperatura interna de 145F y el pavo y el pollo necesita ser 165F para ser comido con seguridad. Algunos tipos de quesos blandos, como el feta, que se encuentran en algunas recetas de giroscopios, pueden albergar listeria, una bacteria potencialmente seria que puede causar muerte fetal, aborto espontáneo o envenenamiento de sangre infantil después del parto. Si no se lavan las verduras y las hierbas antes de añadirlas a la salsa tzatziki o pan pita puede causar toxoplasmosis u otras enfermedades transmitidas por los alimentos.

Nutrientes

Los ingredientes utilizados para preparar giroscopios contienen una variedad de nutrientes que son importantes para su salud y la salud de su bebé. La carne es una buena fuente de proteínas, zinc, hierro y vitaminas del complejo B. El yogur griego en la salsa tzatziki contiene proteínas y calcio y las verduras encontradas en giroscopios ofrecen fibra, carbohidratos y vitaminas A y C. El pan pita también contiene carbohidratos, fibra y hierro.

Beneficios específicos

La proteína es importante para el crecimiento y el desarrollo sanos y juega un papel en la reparación de la célula. Sus necesidades de hierro aumentan durante el embarazo y conseguir lo suficiente puede prevenir la anemia relacionada con el embarazo, el bajo peso al nacer y el parto prematuro. El calcio es necesario para los huesos y dientes de su bebé. El zinc ayuda a producir varias enzimas que su cuerpo necesita y que el cuerpo de su bebé necesita a medida que se desarrolla. Las vitaminas A y C ayudan a formar glóbulos rojos, músculos y ayudas en el desarrollo del sistema inmunológico. Las vitaminas B ayudan a su vista, el sistema nervioso y los glóbulos rojos.