Ejercicios para mejorar la concentración y el enfoque

Los ejercicios para mejorar la concentración y el enfoque incluyen técnicas cognitivas y conductuales que pueden ayudar a estimular regiones del cerebro que apoyan la atención. El ejercicio físico también puede mejorar su concentración y concentración mediante el aumento de los productos químicos del cerebro que le ayudan a prestar atención. Reducir las distracciones dejando a un lado las tareas, como el correo electrónico, mensajes y otros trabajos, también puede ayudar a mejorar la concentración y el enfoque.

Los budistas practican la atención plena para experimentar el presente con más equilibrio, y la meditación consciente puede mejorar su concentración y concentración. Los ejercicios de atención plena dirigen su atención a actividades particulares como sonreír. Siéntese con los ojos cerrados y comience lentamente a sonreír mientras presta mucha atención a la forma en que se mueve su cara y otros elementos de la actividad, como sensaciones de humedad o sequedad en los labios. Traiga su atención de nuevo a la sonrisa cada vez que su mente vaga. Abre los ojos después de enfocar durante cinco minutos y reflexiona sobre cómo se sintió el ejercicio.

Asistir a tareas visuales provoca disparos neuronales en la región de la corteza visual del cerebro, lo que puede ayudarte a desconectar las distracciones y el enfoque. Daniel T. Moore, Ph.D., recomienda mejorar su concentración y enfoque con un ejercicio visual usando dos lápices de colores diferentes. Establezca un temporizador que se apague en múltiples intervalos de tiempo aleatorios durante cinco minutos. Por ejemplo, la alarma puede sonar después de cinco segundos, luego de nuevo después de otros 15, 10 y cinco. Sostenga un lápiz en cada mano, 16 pulgadas de su cara y hombro-anchura aparte. Concentrarse exclusivamente en un lápiz, luego cambiar a la otra cada vez que suene la alarma.

La goma de mascar puede mejorar su concentración mediante el ejercicio de regiones de atención de su cerebro. Este ejercicio implica masticar chicle durante el aprendizaje o tareas orientadas al trabajo como asistir a una conferencia o hacer tareas. El chicle puede mejorar su capacidad de aprender, retener y recuperar información. Los estudiantes que mascaron chicle durante las actividades de matemáticas durante 14 semanas lograron resultados más altos en las pruebas y calificaciones finales más altas que los no chewers, según datos de 2009 del Baylor College of Medicine. Los chewers de las gomas anotaron 24 y 36 por ciento más alto que los no-chewers en las pruebas inmediatas del retiro de la palabra y las pruebas retrasadas de la recuperación de la palabra, respectivamente, durante un estudio de la Universidad de Northumbria en 2002.

Los patrones de respiración ineficientes pueden suprimir su concentración limitando el oxígeno en su cerebro. Los ejercicios de respiración del vientre pueden mejorar su concentración y enfoque corrigiendo su respiración, lo que puede mejorar el aprendizaje e incluso aumentar su coeficiente intelectual. Coloque una mano sobre su estómago. Inhale lentamente a través de su nariz, y en su abdomen para hacer que su estómago se expanda durante unos tres segundos. Exhale por otros tres segundos lentamente empujando su respiración hacia fuera con sus músculos abdominales.

Atención plena

Tarea visual

Chicle

Respiración del vientre